martes, 7 de junio de 2011

Ciudadanía se informa sobre los impactos negativos de la minería metálica en El Salvador

Créditos: A. Carías. UNES.


Presentan libro que reune impactos negativos de minería metálica
En la actualidad existen demandas contra el estado salvadoreño por haber otorgado permisos de exploración y luego haber negado el permiso de explotación.

La Mesa Nacional Frente la Minería Metálica presentó este día el libro “La Minería Moderna: perversidad emblemática de la mascarada globalizante” de Ángel Selva Sutter.

El libro contiene un estudio que recopila y sistematiza las diferentes investigaciones que se han desarrollado en torno a la minería y los supuestos aportes al desarrollo y a la economía. Selva considera que no existe tan desarrollo derivado de la explotación minera ya que el 99% de las ganancias se va hacia el extranjero. Además señaló que la minería es un derivado de la globalización y del modelo neoliberal que basa todos sus preceptos en la rentabilidad por sobre los derechos individuales como la salud. A manera de ejemplo Selva comentó que para pulverizar seis mil tonelada de roca es necesario utilizar una tonelada de cianuro de sodio. Para lograr la extracción del oro disuelto en pequeñas cantidades en la tierra se vuelve necesario consumir grandes cantidades de agua, una razón de 20 mil a 1, es decir por cada tonelada cianuro de sodio se necesitan 20 mil toneladas de agua.

A partir de lo expuesto por el Selva, Ángel Ibarra, de la Mesa Nacional, analizó la situación del país, concluyendo que debido a la situación de vulnerabilidad ecológica y económica del país es inviable la explotación minera en El Salvador tanto a cielo abierto como de vetas de minerales. A su juicio la explotación minera vendría a contaminar aún más los mantos acuíferos generando una catástrofe sanitaria ya que el sistema de salud no podría dar respuesta a toda la demanda generada. El tratado de Libre Comercio es otra de las fuentes de problemas en las que ambos analistas coincidieron. Para ellos el gobierno recibe fuertes presiones internacionales para dejar operar a las mineras. En la actualidad existen demandas contra el estado salvadoreño por haber otorgado permisos de exploración y luego haber negado el permiso de explotación.

Más fotos gracias a UNES haciendo click aquí

A la presentación también se hizo presente Oscar Luna, Procurador de los Derechos Humanos, quien instó al gobierno a la pronta creación de una Ley de Minería que expresamente prohíba todas las formas de explotación metálica. Desde 2007 la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos mantiene en estudio todos los proyectos de minería por considerar que las formas en los que son promovidos violan el derecho de información de los ciudadanos ya que solo informan de los posibles beneficios y no de las consecuencias negativas. Finalmente Luna consideró que el análisis de la situación debe hacerse de manera integral, para él las empresas mineras actúan impunemente con la complacencia del gobierno. “Como procurador no me puedo oponer a ningún proyecto que vaya orientado al desarrollo en este país pero si me voy a oponer a cualquier proyecto que aunque sirva para el desarrollo afecte los derechos humanos”, sentenció.


*Nota aparecida en el periódico en línea: www.lapagina.com.sv