lunes, 13 de julio de 2015

Noticia publicada en Vanguardia

Minería Transfronteriza: "Se debe hablar de soberanía de cuenca con derechos humanos"

 13 Jul 2015  Redacción Vanguardia 
Minería Transfronteriza: "Se debe hablar de soberanía de cuenca con derechos humanos"
La minería transfronteriza duplica la amenaza de los proyectos mineros. En el caso de El Salvador, proyectos como el Cerro Blanco, aunque no se den en nuestras fronteras, nos afectará principalmente a nosotros.
Por Miriam García
Fotografía: Mirna Pacheco
Cidia Cortez es bióloga e investigadora ambiental. Actualmente trabaja para el  Centro Investigaciones sobre Inversiones y Comercio “CEICOM”; que ha realizado estudios sobre los efectos de la actividad minera de Cerro Blanco, en Guatemala; un proyecto que podría poner en riesgo la calidad y cantidad de agua que alimenta a mantos acuíferos de El Salvador al ser cuencas limítrofes.
¿Cuáles pueden ser los efectos más inmediatos o peligrosos de la minería transfronteriza?
Puedo comentarle un efecto de minería tansfronteriza que es la que se ubica entre Guatemala y El Salvador, la mina “Cerro Blanco”. La mina “Cerro Blanco” Está instalándose desde 2007, que empieza a hacer su instalación técnica; dónde ellos se toparon con agua geotérmica, con una temperatura de más de 80 grados; lo que hizo que se detuvieran y se trató de desaguara la mina. Esa agua geotermal contiene metales pesados. Entonces ellos extraen desde 2007, no se si cien galones por minuto o por hora, no tengo muy claro el número; pero esa extracción la depositan en piscinas para bajar la temperatura; y luego la tiran a quebradas que conducen a un río principal, el Ostúa, que viene para El Salvador y es un tributario del Lago de Güija. Entonces el impacto más inmediato que esta ocurriendo es que esa agua geotermal, que es un caldo de metales pesados está llegando al agua de este lago. El impacto es inmediato en el agua.
Pero también hay otro impacto que le afecta a Guatemala, y es que como son minas subterráneas que hacen unos huecos de muchos cientos de varas hacia abajo crean un cono, nosotros los técnicos le llamamos cono de depresión. Es como un cartucho subterráneo que empieza a succionar agua de los acuíferos subterráneos donde está instalada la mina. Esos acuíferos subterráneos son los que sustentan el agua superficial, las fuentecitas chiquitas que ocupan la comunidades. Esas comunidades van a verse afectadas en el mediano plazo porque el agua se está hundiendo con ese cono de depresión con ese agua caliente. Entonces ellos eternamente están bombeando, aquí bombean, aquí sacan; eso es permanente, es un daño inmediato tanto en la cantidad como en la calidad del agua.
Como estamos en una zona limítrofe;  Guatemala piensa en su soberanía, y que puede hacer lo que les dé la real gana. Ellos están peleando soberanía, hagamos nosotros lo que querramos en nuestro país y no nos importa lo del vecino. En el caso del agua, no se puede hablar de soberanía de país, se debe hablar de soberanía de cuenca  con derechos humanos.
Cuando usted menciona una afectación al mediano plazo, ¿en tiempo, a cuánto se está refiriendo?
En el mediano plazo, desde 2007 a la fecha estamos hablando ya de más de ocho años. En ocho años ya estamos hablando de efectos, porque el centro de investigaciones del cual yo soy parte, el Centro Investigaciones sobre Inversiones y Comercio “CEICOM” hicimos análisis ecológicos pero también físico-químicos del agua  y con esas datos pudimos corroborar que en ocho años había ya afectación de las aguas aledañas al proyecto.
¿Esto qué le generaría a la población que hace uso de este agua?
Cómo el agua no es estática, corre. Entonces estos metales pesados van quedándose en la paredes de los ríos, en los lechos de los ríos, en la piedras. Y el río tiene flora, tiene fauna, entonces está afectando la vida del río, los peces, los camarones, los cangrejos, que en un momento también se convierten en base de alimento de las comunidades. El metal pesado viaja en esas cadenas. Si los peces, la vida acuática se  alimenta de algas, de musgos, esos metales pesados pasan a los peces que son parte de la cadena alimenticia, y los peces a los seres humanos. Las afectaciones si al mediano y al largo plazo. Entonces las afectaciones en el mediano plazo ya ocurrieron, en la calidad y cantidad de agua en estos ocho años que ha operado la mina solo en  extraer agua caliente, agua geotermal. No estamos hablando de una actividad extractiva propiamente dicha.
¿No hay extracción aún?
No, no hay extracción de oro; pero ahora en el largo plazo la  afectación va a ser en la calidad; porque la mina Cerro Blanco está ubicado en un tipo de acuífero poroso, le llamamos nosotros, un acuífero débil;que es el que está alimentando al Río Ostúa y al Lago de Güija. Entonces ese acuífero se va a ir secando, entonces es evidente que en el largo plazo el los niveles de agua de los anteriores se van a ver afectados. Por consiguiente también se va a ver afectado el río Lempa porque el Güija también es alimentador, es tributario del río Lempa.
¿Existe algún esfuerzo coordinado con comunidades, como este del encuentro binacional con Honduras, con comunidades de Guatemala cercanas a la mina?
Claro, hay alianzas con grupos ecológicos de Guatemala y con comunidades de Guatemala. En un principio, lo veían como una muestra de solidaridad con nuestro país, que se iban a ver afectados los hermanos de El Salvador, pero después de las demostraciones técnicas nosotros los demostramos que no se trata solo de El Salvador, que hay que hacer un enfoque de cuencas, y si hacemos un enfoque de cuencas vemos que todas las comunidades van a ser afectadas y ellos en primera instancia por el acuífero que le estoy mencionando, si el acuífero se va secando entonces las fuentes superficiales se van secando y entonces el agua ya no es posible para la gente de las comunidades y ellos ya lo corroboraron. Hay comunidades como El Trapiche Vargas, que está abajo de la mina y ellos ya lo corroboraron.
¿De parte de ustedes como organizaciones existen acercamientos de ustedes a entidades del gobierno, a las carteras relacionadas para que conozcan realmente las consecuencias de la minería y que se pongan en marcha con algún plan?
Sí, fíjese que Ceicom y los colectivos de Guatemala, la Iglesia de Guatemala y la Mesa Nacional frentea la Minería hemos hecho llegar documentos técnicos, hemos hecho llegar posturas a cancillería de El Salvador y Cancillería de Guatemala para que entre ellos, como organismos de estado pues se abra un espacio de diálogo donde se vea este problema como problema de Estado, problema de los dos países y que se empiece a hablar de un tratado de aguas (Internacionales) porque nosotros en El Salvador estamos peleando porque no haya minería, pero tenemos la amenaza de esta minería de frontera, que está tanto en Guatemala como en Honduras. Entonces El Salvador comparte tres cuencas: El río Paz, el río Lempa y el río Goascorán; y el agua es la fundamental para toda la actividad económica y la actividad de acceso, de consumo. Eso nos hace ser un país aguadependiente y al ser aguadependiente nos hace vulnerables también. La idea de estas organizaciones es buscar u tratado internacional de aguas y que se respete también el derecho internacional en este tratado de agua en donde se busque la sustentabilidad para estos recursos
¿Y cómo va más o menos el acercamiento y elaboración de dicho tratado?
Este tratado está en consulta con organizaciones ambientalistas de aquí de El Salvador y Guatemala. Se está construyendo y al estar construído se lleva a Cancillería; ya se está hablando también con ellos de la elaboración
¿Se ve voluntad de trabajo con ellos?
Se refleja voluntad, lo que nosotros lo vemos es que muchas veces una cosa es el discurso y otra los hechos, porque en el discurso nosotros vemos que ello tienen una política de minería metálica, que se apruebe una ley; pero cuando ya vamos a la realidad del diálogo nos topamos de que no hay ley; hay intereses de por medio. En este momento que se ha hablado con Cancillería parece que hay voluntad de trabajo de un tratado de El Salvador, Honduras y Guatemala que va a venir a beneficiar más a El Salvador
- See more at: http://www.vanguardiasv.net/index.php/opinion/entrevista/item/419-mineria-transfronteriza-se-debe-hablar-de-soberania-de-cuenca-con-derechos-humanos#sthash.LQfAm6YY.dpuf