miércoles, 22 de julio de 2015

Noticia publicada en diario Vanguardia

Minería en San Sebastián: Monstruo que se detiene en el tiempo

 22 Jul 2015  Redacción Vanguardia 
Minería en San Sebastián: Monstruo que se detiene en el tiempo
Los daños colaterales por la explotación minera en El Salvador dejará repercusiones ambientales a largo plazo, El cantón San Sebastián  departamento de la  Unión se comenzó a observar  cambios en la calidad de agua, ya que en el recursos hídrico aparece  el “drenaje ácido  de minas” (Cambio de nivel de acidez de agua, volviéndola más ácida, no es apta para la vida acuática y mucho menos para el consumo humano) sobre todo en las aguas superficiales y subterráneas de la comunidad San Sebastián.
Redacción: Eduardo Barahona
Fotografía: Mesa Nacional frente a la Minería Metálica
El río San Sebastián vomita “drenaje ácido”, el color amarillento debido a la contaminación dejada por la  empresa minera  estadounidense Commerce Group, que por motivos del conflicto armado en 1980 dejaron la explotación minera, pero en el 2003 pretendieron retomar las acciones de explotación aunque dicho permisos fue revocado en 2006.
El monstruo que devora ríos y los convierte en mutaciones venenosas,  sigue amenazando bajo el subsuelo, ya que la contaminación, persiste a pesar que el proceso minero se ha detuvo en el departamento de la Unión.
Las repercusiones ambientales no se detienen y el daño colateral por el uso de cianuro, mercurio y cadmio (Metales pesados y contaminantes, del suelo y agua) ha destruido   las especies acuáticas en la zona.
Los miembros de  La Mesa  Nacional contra la Minería Metálica   aseguran que la empresa Commerce Group nunca  asumió responsabilidad  por los daños ocasionados a la calidad de agua y de suelo del cantón San Sebastián.
Yanira Cortez procuradora adjunta  para la Defensa de los Derechos Humanos (PDHH) hizo el llamado a detener la explotación minera.
No permitamos la explotación minera en el país, la posición de la Procuraduría e los Derechos Humanos ha tenido una posición bien firme, en oposición de la minería metálica. Por lo tanto acompañamos  la lucha de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica, decirles que el caso del ríos San Sebastián, es un caso que indudablemente que nos hace reforzar la tesis de los daños ambientales que son a futuro y se mantienen en el tiempo, que después se ven los efecto a la salud y al medio ambiente, el daño ambiental se detienen en el tiempo”.
El daño  ambiental  comenzó  desde 1904 hasta el 2002,  y aún se mantiene en el tiempo ya que, se asegura,  es  irreversible que los mantos acuíferos dañados por los procesos mineros se recuperen; según estudios ambientales se necesitan tres mil años para revertir el daño del río San Sebastián.
Pero en el país donde el dinero es el acompañante de la corrupción el medio ambiente es solamente una mercancía la cual se puede vender donde  no se le  apueste a leyes que beneficien  los recursos ambientales.
El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales ( MARN)  y otras instituciones del gobierno central conocen la gravedad del tema de la contaminación minera, inclusos existen estudios donde se verifica la contaminación, pero a pesar de esa situación estos temas son dejados en el cajón.
El presidente de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica, Edgardo Mira, Puntualiza en este tema
“Estamos empecinadas en que exista engranajes legales suficiente para que en El Salvador no haya minería metálica nunca. Queremos ver si es posible si los tribunales ambientales judicialicen los casos de contaminación en las zonas de San Sebastián.  Hay  un proceso de explotación en el país que arranca en el siglo  XIX  y sigue en el siglo XX, y esto no ha sido significativo, y ha estado premiada por el tema de rentabilidad y con eso explotan los recursos, una de las principales minas es la de San Sebastián, no debemos ignorar que en Cabañas y Metapàn habido minería metálica, pero la que más aportó fue la mina San Sebastián, en Santa Rosa de Lima del departamento de la Unión.”
Por lo que organizaciones ambientalista  hacen el llamado al gobierno a investigar exhaustivamente los daños ambientales en San Sebastián y a su vez que la Asamblea legislativa apruebe una ley que prohíba la minería metálica en El Salvador.
El monstruo  de la minería se ha quedado flotando en el ambiente y el tiempo. Luis Blanco líder y habitante del cantón San Sebastián asegura que el problema causado por la explotación minera se viene viendo desde tiempos de su infancia comenta.
“Yo vengo de San Sebastián de Santa Rosa de Lima departamento de la Unión, venimos un grupito para decirle NO a la minería, yo les voy a contar como se vive en la zona, lo que la minería afecta a la población”.
“ Eso lo hemos traídos desde mucho tiempo de generación en generación porque me contaban los antepasado que la primer compañía de 1880, de ahí el río empezó todo, el desecho que tiraban se iba al río, por eso está contaminado, ya varios han investigado que en el río no hay vida, ni sapos, ni pescado, ni nada, es una agua manchada como achote, la población se contamina con esas agua y más los que usan para sacar ese oro también es lo que afecta a la persona , recuerdo que cuando era niño a la  gente  le salían llagas en los pies, en la piel, por parte de la contaminación que daba el tal cianuro lo que utilizan las compañía para sacar ese oro, hoy es más peor porque el río ya no tiene nada de vida”
La salud de muchos de los habitantes del cantón San Sebastián se ve afectada a pesar que son ya varios años desde que se cerró la mina en la Unión, pero en Usulután, Cabañas Chalatenango, aún hay empresas mineras que buscan extraer los minerales de la zona. Si el gobierno junto con la Asamblea legislativa no aprueba una ley de protección del medio ambiente que detengan a empresas explotadoras de recursos naturales, el monstruo de la contaminación terminará devorando la vida de los habitantes de El Salvador.  
- See more at: http://www.vanguardiasv.net/index.php/nacionales/sucesos/item/445-mineria-en-san-sebastian-monstruo-que-se-detienen-en-el-tiempo#sthash.hzGuBdtO.cqiGFcwv.dpuf