miércoles, 4 de mayo de 2011

Periodistas exigen a Fiscalía investigación por supuestas amenazas*

“Ya no soportamos más esta situación”. Así expresan su descontento periodistas de Radio Victoria, en el departamento de Cabañas, quienes desde 2006 dicen ser víctimas de intentos de intimidación, producto de su labor informativa.

El municipio de Victoria es conocido por su resistencia a las empresas mineras, específicamente a la transnacional Pacific Rim y por el asesinato de los líderes ambientales Marcelo y Ramiro Rivera y Dora Sorto.

La última advertencia por parte de grupos delincuenciales ocurrió la madrugada del 30 de abril y la noche del 2 de mayo, cuando les dejaron en las instalaciones de la emisora radial una carta intimidatoria.

En Radio Victoria laboran 23 personas, de las cuales, dos tienen medidas de protección, dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por las mismas causas que ahora denuncian sus compañeros.

Los denunciantes consideran que el trabajo de la Fiscalía General de la República (FGR) no hace esfuerzos para descubrir a quienes se encuentran detrás de los crímenes y amenazas, y exigen también a la Policía Nacional Civil, protección con mayor empeño.

En noviembre de 2010, la Minera Pacific Rim denunció ante un tribunal de Sensuntepeque a varios líderes comunales por robo agravado, daños a la propiedad privada y privación de libertad. Los acusados fueron absueltos, pero los señalados por la transnacional canadiense interpretaron los hechos como “persecución y hostigamiento” por su lucha ambientalista.
Maricela Ramos, encargada de prensa de Radio Victoria, dijo que las conminaciones no les permiten llevar una vida normal, pues se sienten incómodos.

“ Es doloroso que a estas alturas sigamos con esto (intimidación) y la FGR no nos da una respuesta concreta, nos sentimos muy amenazados por la ola de inseguridad y creemos que, por el simple hecho de trabajar en una radio y denunciar a grupos de poder que afectan a la comunidad nos están amenazando”, explicó Ramos.

En la carta recibida por los comunicadores, les previenen que si no cambian el enfoque informativo de Radio Victoria serán asesinados. Tienen hasta el 4 de mayo para abandonar el municipio.

“Como madre y como mujer pido que se investiguen estos hechos, ¿quiénes son los que nos amenazan? ¿Por qué hacen esto? ¿Qué acaso estamos haciendo algo malo?” inquirió Ramos.

Radio Victoria es parte de la Asociación de Desarrollo Económico y Social (ADES) y es una de los más antiguos afiliados de la Asociación de Radios Participativas (ARPAS), que se caracterizan por su acercamiento a las comunidades.

*David Pérez
Redacción Diario Co Latino