lunes, 9 de enero de 2012

CAMPAÑA para exigir una ley que prohíba la mineriá metálica desde el exterior


Los y las Salvadoreños/as en el exterior afirmamos con esta petición, nuestro apoyo a la lucha contra la minería en El Salvador. Aunque no podemos acompañar en persona al trabajo para prohibir la minería metálica, como ciudadanos Salvadoreños/as, exigimos una ley que prohíba la minería metálica en nuestro país.

La minería metálica es una de las industrias más dañinas para el medioambiente y los recursos naturales. La extracción de metales utiliza cianuro y otros químicos tóxicos, además la industria minera se caracteriza por el uso excesivo de agua. Un proyecto minero promedio en El Salvador contempla usar 10.4 litros de agua por segundo, que equivale a 900,000 litros diarios.

 El Presidente Mauricio Funes ha reiterado en varias ocasiones que, durante su administración, no habrá proyectos mineros. Sin embargo, la sola declaración presidencial es insuficiente para prohibirlos definitivamente. Es necesario que la Asamblea Legislativa apruebe una ley para evitar que en el futuro se dé la explotación minera. 

En tal sentido, una ley de prohibición de minería metálica (y una eventual reforma constitucional que declare a El Salvador de minería metálica) es la única manera de cerrar en forma definitiva las posibilidades a la extracción de metales, y para librar al país de los peligros que representan la extracción de metales del subsuelo. Aunque no hay minería activa en El Salvador, actualmente hay 73 propuestas de proyectos de minería ante el Ministerio de Economía y 26 compañías esperando su aprobación. Hoy, exigir la ley de prohibición de la minería metálica es necearia hoy más que nunca.

Actualmente, se están negociando una propuesta llamada “Ley de Asocio Publico Privado” y ya se firmó un convenio entre el gobierno de los EEUU y El Salvador que se llama “Asocio para el Crecimiento.” Estas dos propuestas parecen, a todas luces, la continuación de políticas neoliberales de privatización de servicios públicos que afectarán los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de la población salvadoreña. Para la Mesa Nacional Frente la Minería (la Mesa), es preocupante, que según las informaciones disponibles, en las dos propuestas no se contemplan ninguna información sobre la explotación de yacimientos minerales en el subsuelo salvadoreño. Dicha información no existe en el documento y, por tanto, no se puede descartar que los intereses económicos estén pensando en activar la minería metálica. 

Por eso la Mesa propone a los diputados de la Asamblea Legislativa que retomen el proyecto de ley presentado a finales de 2006, que regula adecuadamente la minería no metálica y prohíbe en forma definitiva la minería de metales. 

 Al aprobar una ley de prohibición de minería metálica en El Salvador se evitaría la contaminación, la violencia, la corrupción, las enfermedades y la muerte que origina la presencia de transnacionales mineras en cualquier lugar donde se instalen. Prohibiendo la minería metálica, además, se evitaría más demandas como las de las compañías mineras Pacific Rim y Commerce Group, quienes quieren aprovechar el TLC para sacar ganancias de manera forzada. Y por último, con una ley que prohíba la minería metálica le daría un respaldo legal al gobierno para exigir a los gobiernos de Guatemala y Honduras que suspendan proyectos que afectaría las cuencas compartidas con El Salvador, como el proyecto de Cerro Blanco, que afectaría al Lago de Güija, la laguna de Metapán y, por ende, el río Lempa.