lunes, 22 de julio de 2013

Día Mundial contra la Minería Metálica a Cielo Abierto. 22 de julio.


En el marco del Día Mundial Contra la Minería a Cielo Abierto reiteramos nuestra demanda de aprobación de la Ley que prohíba la minería metálica en El Salvador 
                                            
En el marco del Día Mundial Contra la Minería a Cielo Abierto la Mesa Nacional frente a la Minería Metálica, una vez más, demanda a la Asamblea Legislativa que agilicen y promuevan la discusión y aprobación de la Ley de prohibición de la Minería Metálica que este colectivo presentó en 2006. 

Pieza de Correspondencia entregada a la Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático 
de la Asamblea Legislativa de El Salvador para que se discuta y apruebe una ley de prohibición de la minería.  
Tal y como lo hemos demostrado científicamente con múltiples estudios técnicos, la minería metálica no es compatible con la realidad socio-ambiental que vive el país y tampoco trae beneficios económicos sustanciales. Cualquier ganancia económica es irrelevante ante el impacto negativo en la salud y el medio ambiente que toda mina genera por el desperdicio de agua y por el uso intensivo de metales pesados como el cianuro, el mercurio, etc. Un ejemplo de lo anterior es la mina San Sebastián en La Unión, donde la minería ha dejado a la comunidad sin agua, con casos graves y complicadísimos de enfermedades en el sistema nervioso; con el suelo, y la cadena alimenticia contaminadas por el drenaje ácido de mina. La tendencia regional es igual de alarmante y poco esperanzadora. Los escenarios de destrucción y contaminación se repiten en toda Centroamérica, donde comunidades están siendo reprimidas, desplazadas y obligadas a emigrar por la activación de mega proyectos de minería y represas hidroeléctricas.

Desde hace más de 500 años las potencias coloniales y sus subsecuentes Repúblicas han basado su economía en gran medida en la extracción industrial de recursos no renovables para satisfacer la falsa carrera por el desarrollo industrial y tecnológico. De ahí que el neo-extractivismo, actualmente liderado por las empresas multinacionales, opera bajo un sistema económico internacional que les permite continuar con el saqueo de las regiones de nuestro continente. Hoy 22 de julio, en el Día Mundial contra la Minería y  en solidaridad con movimientos antimineros en todo el mundo, como Mesa Nacional frente a la Minería Metálica reiteramos al Estado salvadoreño que, en comparación al resto de países, aún tenemos la oportunidad de prohibir todo tipo de minería metálica y sentar así un precedente importantísimo para la seguridad hídrica y ambiental de las poblaciones. También, prohibir la minería sería, sin duda, una forma de evitar más hechos de violencia contra defensores ambientales.

Diputadas de la Comisión de Medio Ambiente y Cambio
Climático acompañaron la correspondencia. Fray Domingo Solís,
Marta Lorena Araujo, Lourdes Palacios y Nery Díaz (FMLN).
Imágenes AQUÍ 

Sostenemos, además, que la minería metálica debe prohibirse en El Salvador porque es expresión de un modelo de desarrollo injusto y violento que en nuestra región ha establecido las condiciones políticas, jurídicas y comerciales para el mayor beneficio de las corporaciones transnacionales.  No es casual que la ley minera en El Salvador le entregue a las empresas el 98% de las ganancias producidas; y que las leyes y acuerdos de inversión y comercio permitan a empresas como Pacific Rim y Commerce Group, demandar al Estado salvadoreño por más de US $ 415 millones de dólares. No es casual que hasta hace una semana El Salvador,  Guyana y Haití fueran los únicos países en el mundo que permitían a cualquier “inversionista” demandar a los Estados ante tribunales corporativos internacionales. La reciente reforma del artículo 15 de la Ley de Inversiones, pues, no es más que la confirmación simbólica de que lo que urge son cambios profundos e integrales en nuestras leyes de inversión y comercio y no tanto la firma apresurada de tratados y leyes como los Asocio Público Privados, el Acuerdo de Asociación, el Asocio para el Crecimiento, que solo institucionalizan la mercantilización de la vida, la soberanía y la dignidad de los pueblos empobrecidos.




Por otro lado, insistimos en que la prohibición de la minería El Salvador puede dar mayor legitimidad y fuerza moral al gobierno salvadoreño para exigir a Guatemala y Honduras que suspendan proyectos mineros ubicados en las fronteras. Tal es el caso de la mina Cerro Blanco ubicada en la Reserva de Biósfera Fraternidad-Trifinio, una región compartida y de gran importancia  ambiental, económica y cultural. El proyecto Cerro Blanco junto con otros 48 proyectos mineros fronterizos, amenazan cuerpos de agua estratégicos como el Lago de Güija y el río Lempa.

Por todo lo antes expuesto, a través de la pieza de correspondencia entregada a la Asamblea Legislativa SOLICITAMOS a la comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático que inicie a la brevedad la discusión del proyecto de Ley  de Minería presentado por La Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica en diciembre de 2006, se emita dictamen favorable y sea elevado al pleno para que se apruebe dicha normativa.

Señoras y señores diputados:
¡Aprueben ya una ley que prohíba la minería metálica en nuestro país!

22 de julio . Día Mundial contra la Minería a Cielo Abierto.