lunes, 5 de septiembre de 2016

Ojos de industria minera siguen puestos en el país

Empresarios abogan porque se reabra el debate sobre el desarrollo de la industria, al tiempo que ambientalistas piden que este sea para prohibirla.


La industria minera mantiene sus ojos sobre El Salvador; mientras que grupos ambientalistas y de  la Iglesia Católica han demostrado su férrea oposición a la minería. 
Sin embargo, la Asamblea Legislativa sigue sin retomar el análisis de la Ley de Minería Y empresas e instancias internacionales han expuesto su interés porque el país permita el desarrollo de esa industria. 
“Por la condición geológica de El Salvador existen posibilidades de encontrar yacimientos metálicos de significación que le permitan tener independencia económica y fuente de ingresos”, expuso recientemente Eduardo Chaparro, vicepresidente de la Organización Latinoamericana de Minería (Olami). 
La minería se ha mantenido congelada desde el año 2009 en el país, a partir de la decisión del entonces presidente   Elías Antonio Saca de suspender la entrega de concesiones para la exploración y explotación minera. 
No obstante, no existe una proscripción expresa de la minería a través de una ley. 
La legislación que persiste es de 1995 que, según ha expresado con anterioridad el juez ambiental, Samuel Lizama, está enfocada en impulsar la explotación minera, con poca atención en la protección del medio ambiente. 
Pese a  la suspensión, el interés continúa, sobre todo el de las empresas por demostrar las diferencias entre la minería moderna y la artesanal. 
En el II Congreso Internacional de Minería, desarrollado a mediados de agosto en Managua, Nicaragua, el tema de El Salvador y la industria minera fue destacado por la empresa OceanaGold Corporation, que presentó el proyecto que mantiene en Cabañas. 
OceanaGold es una compañía multinacional productora de oro que compró a la minera Pacific Rim en 2013, y también adquirió el Proyecto El Dorado, localizado en la mina del mismo nombre en San Isidro, Cabañas. 
Darren Klinck, vicepresidente ejecutivo de OceanaGold, presentó a la compañía como una empresa minera responsable, enfocada en programas de control ambiental.
Aunque OceanaGold y El Salvador mantienen una querella ante  el tribunal del Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), después de que Pacific Rim demandara al país en 2009,  la empresa trabaja en Cabañas a través de la subsidiaria Minerales Torogoz. 
Leer completo:
http://www.elsalvador.com/articulo/negocios/ojos-industria-minera-siguen-puestos-pais-124215