miércoles, 5 de diciembre de 2012

Comunicado de Prensa / 5 de diciembre


Las amenazas de la minería metálica para la vida y los derechos humanos:
Un llamado urgente a la acción


Liderezas y líderes comunitarios participaron en el Foro Nacional: Amenazas de la minería metálica para la vida y los Derechos Humanos en El Salvador. Imágenes: Mesa Nacional frente a la Minería Metálica

Aunque cada vez son más las voces y los argumentos que desde la sociedad civil organizada se posicionan firmemente contra la minería metálica, el debate sigue sin mayor eco en los grandes medios y los tomadores de decisión aún deben su cometido. El Estado salvadoreño, se resiste aún a convertirse en el primer país del mundo en prohibir definitivamente todo tipo de minería metálica y garantizar así algunas condiciones mínimas para la garantía de los derechos humanos, la vida digna y sustentable. Esta postura contradice las mismas informaciones recabadas por el gobierno sobre la inviabilidad de la extracción de los metales en el país y, también las recomendaciones hechas por parte de actores como la Conferencia Episcopal, la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, la Ex Comisión Nacional de Desarrollo, universidades, comunidades, organizaciones nacionales e internacionales etc.

El foro nacional que realizamos hoy: “Amenazas de la Minería Metálica para la vida y los Derechos Humanos en El Salvador” es justamente un llamado a la discusión y al debate en torno a las implicaciones ambientales, económicas, institucionales e incluso políticas, de permitir o prohibir la minería metálica en El Salvador. Hoy reflexionamos en torno a preguntas como: ¿Garantiza la minería metálica los derechos humanos?, ¿Es legítimo que empresas mineras demanden al país por no permitir industrias contaminantes como la minería metálica?, en un país con un déficit de agua potable ¿Es justo que las empresas mineras la contaminen y la desperdicien?, ¿Es conveniente contar con leyes que dan más beneficios a las compañías multinacionales que a la misma población y al Estado? ¿Es la minería metálica la mejor forma de promover la vida digna y equitativa para la población salvadoreña? ¿Qué otras alternativas existen? Y así, aunque ya existen propuestas de ley sobre el tema minero en la Asamblea Legislativa, este debate sigue pendiente.

Como Mesa Nacional frente a la Minería Metálica hemos repetido las veces que ha sido necesario algunas informaciones bastante ilustrativas sobre las condiciones que hacen de las 73 solicitudes de exploración y explotación de metales una real amenaza. Estudios demuestran que el  estrés hídrico en El Salvador afecta negativamente la disponibilidad equitativa del agua para la población; que la contaminación del 98% de las aguas de ríos es alarmante; que las condiciones de vulnerabilidad extrema convierten al 95% del territorio en espacio propenso a desastres socio-naturales; que la debilidad en torno a la seguridad y soberanía alimentaria es una de las expresiones más fuertes de la pobreza; etc.

align="right">iframe width="520" height="415" src="http://www.youtube.com/embed/z55OwnJYsxw" frameborder="0" allowfullscreen>
No es casual que quienes promueven la minería, olviden dolosa y reiteradamente que se trata de la industria más agresiva contra el medio ambiente y contra las poblaciones donde yacen los proyectos extractivos.  Se basan en la  especulación económica y su voracidad inescrupulosa lleva a las empresas mineras incluso a chantajear a los Estados a través de arbitrajes internacionales, sin considerar los tribunales internos. Como ya es sabido, El Salvador enfrenta dos demandas de este tipo y es nuestra misma legislación la que está orientada a favorecer los intereses de las corporaciones, en lugar de los derechos a la salud, a un medio ambiente sano, a la consulta, a la participación; derechos internacionalmente reconocidos en convenios y tratados firmados por El Salvador.

Sin una prohibición definitiva, las demandas seguirán llegando y también El Salvador estará abriendo las puertas a un tipo de inversión que en la región y en el mundo ha demostrado ser altamente destructiva y contaminante, muy a pesar de los empleos que prometen crear.  Las cartas están sobre la mesa, es momento de actuar:



¡No a la minería metálica en El Salvador!

San Salvador, 5 de diciembre de 2012


        Para más información: 72855977 / 22354005 / esnomineria@gmail.com