jueves, 23 de octubre de 2008

La Minería es MENOS AGUA



Tendríamos menos agua...

Las empresas utilizan grandes cantidades de agua para sacar el oro y la plata. Pacific Rim declara en su estudio de impacto ambiental que sólo en la mina El Dorado, en San Isidro (Cabañas) utilizaría 10.4 litros de agua por segundo, es decir 900 mil litros diarios. Una mina pequeña usa en una hora la misma cantidad de agua que una familia promedio consume durante 20 años. En El Palmito, Chacalín, Palo Bonito y otros caseríos y cantones de San Isidro, Guacotecti y Sensuntepeque, las exploraciones mineras han profundizado mantos acuíferos y secado varios pozos, vertientes y nacimientos de agua. Esto ha dejado sin el vital líquido a 300 familias, sólo en El Palmito. Y son 29 proyectos mineros los que pretenden ejecutarse en la zona norte del país, nuestra principal reserva estratégica de agua de donde proviene la mayoría de ríos que reciclan las ya contaminadas aguas del Lempa, el cual abastece a casi el 50% de la población del área metropolita de San Salvador.

Y la poca que nos quedaría sería contaminada...

La minería genera contaminación irreversible con el drenaje ácido, desprendimiento de metales pesados y el uso de cianuro, mercurio y otros venenos utilizados para separar el oro del resto de las rocas. Tal como sucede en San Sebastián (La Unión) y otras zonas del nor-oriente del país, debido a la explotación minera efectuada hace varias décadas. El cianuro está prohibido en muchos países mineros por los daños que causa al ecosistema y a la salud humana. Sin embargo, Pacific Rim utilizaría sólo en la mina El Dorado 2 toneladas diarias, según su estudio de impacto ambiental. En los 10 años del proyecto esta empresa usaría 7,300 toneladas de cianuro que contaminaría los ríos y mantos acuíferos. Los ríos de la zona norte se convertirían en cloacas, pues su caudal es inferior a la cantidad de agua residual que saldría de las minas. Ríos como el Sumpul, Titihuapa, Torola, Lempa y Goascorán serían envenenados. La contaminación del suelo y del aire también se propagaría fácilmente debido a los vientos y huracanes que frecuentemente azotan al país.

Fuente: 10 razones del NO a la minería metalica en El Salvador